El águila que llegó a la Politécnica para comunicar el premio Félix de Azara 2015